Se publica el primer libro científico sobre cuestiones aeronáuticas por Emilio Herrera Linares

Efemérides relacionadas

A partir del 4 mayo de 1910 el dirigible “España” de Leonardo Torres Quevedo inicia sus primeros vuelos, siendo su amigo, el capitán Emilio Herrera uno de los oficiales designados para formar parte de su tripulación.

Herrera detecta que hay grandes dificultades para controlar con precisión dicho artefacto.

El “España” tuvo su base en el aeródromo de Cuatro Vientos y su historia es la de una frustración, aunque sirvió para formar a algunos pilotos, entre ellos Emilio Herrera. Este fracaso hizo que se contemplara la necesidad de ampliar el servicio con la incorporación de aviones al mismo.

En este proyecto se contó con la opinión y sabiduría de Kindelán y Herrera y, finalmente, en noviembre de 1910, el General Marvá –Jefe del Servicio de Ingenieros– accedió a las peticiones para adquirir tres aviones biplano con hélice impulsora a Francia.

Todo este asunto hizo que se planteara una primera regulación de la Aviación Militar Española y lo que, con el tiempo, se convertiría en el Aeródromo Militar de Cuatro Vientos, lugar donde se formarían los primeros pilotos de avión y los primeros cursos de pilotos militares.

Cabe señalar que el primer curso fue organizado por la Comisión de Experiencias de Ingenieros, presidida por el General Rodríguez Mourelo. Aquí ya se señalan como alumnos a los capitanes Herrera, Kindelán y Arrillaga, entre otros, todos ellos ingenieros con una sólida formación científica y aeronáutica.

Concretamente el 28 de mayo de 1911, Emilio Herrera Linares publicó su primer libro científico sobre cuestiones aeronáuticas, fruto de sus experiencias como piloto de globo y dirigible. El título de la obra fue:

Apuntes de Navegación Aeronáutica” y la obra fue editada en Madrid por la revista “MEMORIAL DE INGENIEROS” (Imprenta del “Memorial de Ingenieros del Ejército”, 28 de mayo de 1911) con un total de 123 páginas profusamente ilustradas por el autor.

Emilio Herrera también es conocido por haber desarrollado en 1935 una “escafandra estratonáutica”, modelo de escafandra para tripulantes de globos a gran altitud, precursor del traje espacial.

emilio herrera
Prototipo del traje espacial diseñado por Emilio Herrera Linares para vuelos estratosfericos.

Ocurrió este mes...