Hace un par de años, un arqueólogo, imprimió -en 3D- una réplica de un artefacto de la edad de bronce a fin de probar la teoría de que se trata de una BOQUILLA para tocar un cuerno, y no un tope de una lanza de guerra como se creía.

El artefacto, conocido como: “Tope cónico de Lanza de Navan”, había sido encontrado en Irlanda a principios del año 1900, habiendo sido elaborado entre el año 100 aC y el 200 aC.

Con la réplica 3D, insertada en un cuerno, consiguió mejorar el timbre del instrumento, demostrando que en Irlanda existió una cultura musical con sofisticada tecnología.

El arqueólogo Billy Ó Foghlú, artífice del proyecto dijo:

“En cuanto hice la réplica e introduje la boquilla en el cuerno pensaba que tenía que realizar correcciones, pero fue soplar y empezar a sonar… de repente, el instrumento parecía volver a la vida.”

Ó Foghlú añadió que el hecho de que se usara boquillas en los cuernos musicales de la Edad de Bronce en Irlanda demuestra la importancia de la música en la cultura irlandesa, cuando se pensaba que era un periodo oscuro para la misma.

“Cuando excavas, habitualmente, te encuentras con un montón de artefactos de los cuales no tienes ni idea para que sirven”

Billy es ahora uno de los mayores expertos en arquología musical, y en devolver la vida a instrumentos olvidados. Se ha especializado en investigar trompas musicales de la Irlanda del pasado y ha encontrado conexiones con las existentes en el sur de la India que se creían desaparecidas hace mucho.

La constatación de que las trompas (o cuernos) actuales de la India son casi idénticas a muchos instrumentos europeos de este tipo en torno a la Edad del Hierro pone de manifiesto un rico vínculo cultural entre las Asia y nuestro continente de más de 2.000 años.