Desde la conquista de Inglaterra por los normandos se daba la circunstancia de que los monarcas ingleses eran, como duques de Normandía, vasallos del rey de Francia.

Un pleito sucesorio sirvió de pretexto para que los reyes de Inglaterra iniciaran una larga guerra, interrumpida por treguas y tratados, que se prolongo más de un siglo, exactamente ciento dieciséis años (1337-1453).

El rey de Inglaterra ocupaba legalmente Guyena y Gascuña, mientras el rey de Francia consideraba estas regiones como parte de sus territorios. Por otra parte, en 1328, con la muerte de Carlos IV la corona de Francia pasó a Felipe VI de la casa de Valois; Eduardo III de Inglaterra proclamó entonces su derecho a la corona, considerándose nieto de Felipe el Hermoso.

Mapa de la guerra de los Cien Años

En 1340 Eduardo III destruyó la flota francesa cerca de Sluis. En 1346, se produjo la batalla de Crècy, donde los arqueros ingleses acribillaron a la caballería francesa. Sin embargo, las operaciones se detuvieron y la guerra quedó detenida durante los ocho años siguientes.

Las hostilidades se reanudaron, pero en 1350 murió Felipe VI y le sucedió Juan II El Bueno, que fue derrotado y hecho prisionero en la batalla de Maupertuis por los ingleses bajo el mando de el Príncipe Negro.

Representación de la batalla de Crècy (1346)

En 1360 se firmó la paz de Brètigny y en 1378 se reanudó la guerra.

En 1415, en Azincourt, los arqueros ingleses volvieron a vencer a la caballería francesa. A raíz de esta victoria, ocuparon Normandía y París y se aliaron con Borgoña. El tratado de Troyes, de 1420, reconoció a Enrique V como sucesor de Carlos VII, y éste solo fue reconocido al sur del Loira. En 1424 los ingleses derrotaron a los franceses en Verneul y en 1428 sitiaron Orleans.

Entonces apareció la figura de Juana de Arco, una campesina que afirmó que Dios le dijo que liberaría del asedio a la ciudad de Orleans. Se entrevistó con Carlos VII y le anunció que recibía una misión de Dios y que sería coronado en Reims. Juana levantó el sitio de Orleans en 1429 y Carlos fue coronado.

Juana de Arco

En 1429 los franceses sufrieron una derrota en París. En marzo de 1430 Juana intentó reanudar la ofensiva pero fue hecha prisionera en Compiègne por los borgoñones, que la vendieron a los ingleses y esta fue condenada hereje y quemada en Ruan en 1431.

Tras la muerte de Juana, Carlos VII, se reconcilió en el tratado de Aras con el duque de Borgoña en el año 1435. Comenzó a recuperar el reino y reconquistó París.

Entre 1449 y 1453 la corona francesa recuperó Normandía y Guyena, derrotó a los ingleses en 1450 en Formigny, en 1453 en Castillón y recuperó Burdeos. Únicamente Calais siguió en poder de los soldados ingleses.

Fuentes:

  • Mitre Fernández, E., La Guerra de los Cien Años, Madrid, Historia 16, 1990.
  • Townson, Duncan. Breve historia de Inglaterra.
  • El Historiador. La Guerra de los Cien Años.