¿Sabías que algunos faraones enterraban embarcaciones para usarlas en la otra vida?

La barca funeraria de Keops fue descubierta en 1954 por Kamal el-Mallakh mientras se excavaba en cara sur de su pirámide.

Construida con madera de cedro, apareció desmontada como si fuera un gran puzzle con todos sus aparejos, remos y complementos.

Tardaron 10 años en ensamblar las piezas. Una vez montada, se supo que la barca sería capaz de transportar 45 toneladas.

Mide 43’4 m de eslora, 5’6 m de manga y 1’5 m de calado.

Un equipo de japoneses y egipcios ha estado trabajando desde el 2010 para levantar, restaurar y reconstruir otrso barcos, que fueron enterrados hace unos 4.500 años como parte de los ritos funerarios de Khufu.

Actualmente han sido descubiertas otras cinco fosas de barcas funerarias junto a la Gran Pirámide, y otras cinco más en las proximidades de la de Kefrén.