Kolmanskop bei L¸deritz, Namibia, 18.10.2012
Kolmanskop bei L¸deritz, Namibia, 18.10.2012

Kolmanskop es una ciudad fantasma al sur de Namibia. Un recuerdo de su pasado como colonia alemana.En 1908 estalló la fiebre del diamante y la gente se precipitó al desierto de Namib con la esperanza de hacer una fortuna fácil.

Cuentan que era muy sencillo encontrar diamantes y en pocos años se construyó una ciudad con todos los lujos e infraestructuras de la Europa más puntera. Casino, escuela, hospital y edificios de lujo se levantaron en el árido desierto.Kolmasnskop, dicen, fue la primera localidad africana en disponer de un aparato de rayos x, importado no para uso médico, sino para vigilar que los mineros no ingirieran diamantes para su venta ilícita fuera de la mina.

Poco después de la caída en las ventas de diamantes tras la Primera Guerra Mundial comenzó su decadencia hasta que, en 1950, ya no quedaba nadie. La ciudad estaba desierta y las dunas comenzaron a reclamar lo que siempre había sido suyo.

Pronto los techos se derrumbaron, los bonitos jardines y las calles perfectamente trazadas fueron quedando bajo la arena. Había nacido un nuevo pueblo fantasma

Un par de viejos edificios todavía están de pie y algunos, como el teatro, todavía están en buenas condiciones.Actualmente se ha iniciado su rehabilitación parcial para lograr atraer turistas, pero la mayoría de las casas continúan anegadas de arena.