Los “hiwis” (apócope de Hilfswillige o “ayudante voluntario”), servían en la Wehrmacht alemana durante la Segunda Guerra Mundial en el Frente Oriental.

Algunos eran voluntarios genuinos que veían a los alemanes como unos libertadores que venían a liberarlos del comunismo y soldados del Ejército Rojo que habían desertado para unirse a los alemanes. La mayoría eran prisioneros de guerra soviéticos reclutados para realizar tareas no combativas al escasear el número de efectivos alemanes.

Hiwis lituanos. (Fuente: Wikimedia)

Al principio se dedicaban a realizar funciones auxiliares de logística, administrativas, asistencia y vigilancia, pero a medida que la guerra avanzaba y que se hacía más dura para los alemanes, comenzaron a participar en tareas de combate junto a éstos, como las secciones cosacas, que eran soldados movilizados y que estaban adscritas a las divisiones alemanas.

Naturalmente, los voluntarios recibían mejor trato que los prisioneros, aunque con cierto grado de desprecio.

Hiwis ucranianos junto a oficiales de las SS durante la insurrección del gueto de Varsovia en 1943. (Fuente: Wikimedia)

El coronel Groscurth, jefe del estado mayor del XI cuerpo en el gran meandro del Don, comentaba en una carta al general Beck:

“Es preocupante que nos veamos obligados a reforzar nuestras tropas de combate con prisioneros rusos de guerra, que ya se están convirtiendo en pistoleros. Es una situación extraña que las bestias a quienes hemos estado combatiendo estén ahora viviendo con nosotros en la armonía estrecha”

Los “hiwis” de origen soviético que caían en manos de los rusos eran condenados por traición a la patria y ejecutados. Al final de la guerra, pocos de ellos pudieron evadir su captura, el que sí lo consiguió tuvo que ocultar su identidad o fingir otra nacionalidad distinta a la soviética.

Fuentes:

  • Beevor, Antony (2004). Stalingrado.
  • Davies, Norman (2007). Europe at War 1939–1945: No Simple Victory.

1 Comentario

  1. […] Algunos países se alinearon con Alemania y contribuyeron al conflicto en mayor proporción, hablamos de países como Italia, Rumanía y Hungría. Estos proporcionaron ejércitos  enteros, en cambio en las filas alemanas también se podían encontrar hombres de distintas nacionalidades: croatas, franceses, daneses, eslovacos, serbios, austríacos, españoles (lease Los españoles que combatieron en la batalla de Berlín), letones, lituanos, estonios, etc. También había rusos entre las filas alemanas, eran los conocidos como hiwis, y de estos hablamos en el microartículo ¿Quiénes eran los hiwis? […]

Comments are closed.