¿Quiénes son hombres del cuadro

Estos dos personajes son John Dinteville (izquierda) y Georges de Selve (el de negro a la derecha).

Fueron enviados por Francisco I de Francia a Londres para representar los intereses de su corona en Inglaterra ante Enrique VIII como embajadores.

Durante la Edad Media, muchos diplomáticos eran nombrados de forma temporal para realizar tratados o negociaciones muy concretas, pero al llegar la época del Renacimiento la alta nobleza, príncipes y monarcas comienza a buscar una representación permanente en hombres de confianza, naciendo así la figura de los embajadores.

Eran diplomáticos profesionales que se convierten en funcionarios de una administración cada vez más compleja.

Hans Holbein, el autor del cuadro, realizó la obra a finales de 1533, en ese año el Embajador Dinteville, de 29 años entonces, asistió en representación del rey Francisco I como padrino al bautizo de la futura Isabel de Inglaterra.

Georges de Selve, era obispo, y fue embajador ante Carlos V, la república de Venecia y el Papa.​ Podría ser incluso conocido del hermano de Dinteville, ya que este era también obispo había fallecido 3 años antes.

Con respecto al cuadro, es obligado mencionar que a todos nos encanta buscar los objetos aquí representados llenos de simbología.

De entre todos los que hay siempre se destaca la famosa calavera en extraña perspectiva colocada en la parte inferior, seguramente como representación del “Memento mori”, lema favorito de Dinteville.

La calavera vista colocando una cuchara al lado del cuadro

Se supone que el cuadro fue encargado por Jean de Dinteville, ya que estuvo en el château su familia hasta 1653.

En 1787 fue adquirido por la casa de subastas Lebrun y tras varias ventas más llegará a la National Gallery en 1890.