María Pita fue una heroína gallega, una mujer singular, que inmortalizó su nombre en la defensa de La Coruña cuando fue sitiada por los ingleses el año 1589.

Felipe II mandó en 1588 una numerosa Armada, la mal llamada Armada Invenciblepara invadir Inglaterra. Nadie ignora tampoco la desgraciada suerte de dicha escuadra, destruida en gran parte por las tempestades y en una pequeña parte también por la habilidad del pirata Drake.

Francis Drake (Fuente Wikimedia)

Los ingleses, cuando se dieron cuenta de que España había perdido lo mejor de su flota, enviaron a nuestras costas, a las órdenes de Drake, una flota superiora la enviada contra Inglaterra (Unos 200 doscientos navíos y 20.000 hombres). A esta Armada se le conoce como la Contraarmada o la Invencible Inglesa.

En mayo de 1589 aparecieron en el litoral gallego los barcos ingleses dispuestos a la conquista. La flota española disponible cañoneó a los ingleses con el apoyo de las baterías del fuerte, pero eran tantos los invasores que las tropas de Drake lograron desembarcar en las costas de Coruña y llegaron hasta la capital gallega.

Plaza de María Pita en La Coruña (Fuente: Wikimedia)

Las autoridades gallegas no estaban dispuestas a capitular a pesar del empuje de los ingleses, el Marqués de Cerralbo organizó la defensa de la ciudad. Ahí es cuando aparece María Pita sobre las murallas. Con mucho arrojo, empezó a dar órdenes de resistencia unas veces y de ataque otras. Su marido luchaba a su lado, y de pronto una bala acabó con su vida.

Al verlo caer, la heroína tembló de dolor y de ira, y quitándole la espada y la rodela y gritando “¡Quien tenga honra, que me siga!”, se fue contra la masa enemiga. Tropezó con el abanderado inglés, le dio un tajazo que lo abrió en canal, le quitó la bandera, la hizo jirones, y ese gesto valiente y rotundo, determinó el triunfo. Al ver los españoles el arrojo de María Pita se fueron como leones contra los ingleses, al que aplastaron, macharon y vencieron. Alrededor de 1.500 muertos tenían los ingleses por las calles cuando comprendieron que estaban perdidos. Huyeron como pudieron y tomaron sus naves.

María Pita arrebatando una bandera que portaba un alférez inglés al cual mató. Esta escena llenó de moral y orgullo patriótico a los españoles defensores de la plaza.
María Pita arrebatando una bandera que portaba un alférez inglés al cual mató. Esta escena llenó de moral y orgullo patriótico a los españoles defensores de la plaza.

Felipe II, admirado de la valentía de María Pita, la nombró alférez, con el sueldo correspondiente al grado.

Para saber más: http://elretohistorico.com/drake-marques-cerralbo/

Fuentes:

  • Perelló Renedo, Esteban (2000). María Pita e dezaseis dias de maio.
  • Web del ayuntamiento de A Coruña.