Jaime I el Conquistador (Montpellier, 2 de febrero de 1208 – Alcira, 27 de julio de 1276). Su padre, el rey don Pedro II el Católico, lo había puesto en manos de Simón de Montfort para que lo educara en la carrera de las armas. Aquel viejo soldado supo hacer del niño lo que podía hacerse con un niño de pocos años: enseñarle a montar en un pequeño caballo y a manejar con brío un sable de madera.

A los once fue proclamado mayor de edad; a los dieciséis estaba ya guerreando, y a los dieciocho años había metido en cintura a todos los soberbios caballeros de su corte.

Estatua ecuestre de Jaime I en Valencia. (Fuente: Wikimedia)

Jaime I fue el héroe de las causas grandes. Los piratas asolaban las costas catalanas, perjudicaban al comercio y luego se refugiaban en Mallorca. ¿Qué hacer? Sencillamente, conquistar Mallorca. Y en 1229, juntando una escuadra, se fue a la isla, sitió la capital, la sometió a un asedio que duró dos meses y toda la isla fue suya.

Volvió triunfante a Zaragoza. El siguiente destino era Valencia, ciudad que estaba en poder de los musulmanes. Al igual que hizo con Mallorca, Jaime I la conquistó. A la toma de esta importante ciudad le siguieron más conquistas de poblaciones levantinas: Castellón, Játiva

Mapa de las rutas y campañas de Jaime I el Conquistador. (Fuente: Wikimedia)

Murcia que era vasalla de Castilla, se rebeló contra esta en 1264 con el apoyo de los musulmanes del reino nazarí de Granada y de los gobernantes del Norte de África. Ante esto, el rey de Castilla solicitó ayuda a Jaime I y este se la prestó; sus tropas conquistaron el reino de Murcia en 1265-1266.

Los últimos años de vida de Jaime I fueron amargos, ya que, asistió al fracaso de sus dos tentativas de realizar una cruzada en Tierra Santa (1269 y 1274). Murió a la edad de sesenta y tres años.

Fuentes:

  • Sánchez-Albornoz, Claudio (2005). España, un enigma histórico.
  • Belenguer, Ernest (2008). Jaime I y su reinado. Editorial Milenio.