¿Quién inició el mito del Lago Ness?

El 22 de agosto del año 565, un misionero gaélico conocido como Columba relató que había visto un monstruo en el lago Ness. Fue el primer avistamiento reportado del famoso monstruo.

El Lago es el segundo lago más grande de Escocia por área de superficie después del lago lomond, pero, debido a su gran profundidad, es el más grande por volumen.

El primer informe escrito que habla sobre el monstruo del lago Ness es en el relato de la vida del monje Columba que se publicó en el siglo VII, algunos años después de su avistamiento. Según su autor, Adomnán, el monje Columba decidió quedarse en la tierra de los pictos con sus compañeros cuando se encontró con un que había aparecido el cadavér de un hombre en las orilla del Lago Ness. Los pictos Explicaron que el fallecido estaba nadando en el lago (o en el río Ness) cuando fue atacado por una “bestia acuática” que lo arrastró bajo el agua. A pesar de que trataron de rescatarlo con barco, no pudieron hacer nada.

Columba ordenó a uno de sus ayudantes que se metiera en el agua y fuer nadando hasta la otra orilla. La bestia se apareció de repente, pero Columba hizo el signo de la cruz y dijo: “No toques al hombre. No irás más lejos”; la criatura se detuvo sin tocar al ayudante del monje y huyó, El resto de los hombres de columba y los pictos afirmaron haber sido testigos de un milagro.