Batalla de Pensacola

Como es bien sabido, los actuales y poderosos Estados Unidos fueron colonias inglesas que se independizaron de Inglaterra en el siglo XVIII.

Batalla de Pensacola Galvez
The Spanish General Bernardo de Gálvez (1746-1786), hero of Pensacola’s Battle

Una independencia en la que tuvo que ver mucho el factor “internacional”; ningún país del viejo mundo quiso dejar de escapar la oportunidad de “fastidiar” a Inglaterra. España tuvo una participación muy activa en esa guerra norteamericana, sobre todo con su Armada y bajo la figura del malagueño Bernardo de Gálvez.

Gálvez llegó a ser, nada más y nada menos, que el Virrey de Nueva España (24 de enero de 1785 hasta finales de 1786), uno de los cargos más importantes de la Monarquía Hispánica en Ultramar.

Intervenciones de Gálvez en la Guerra de Independencia Norteamericana

Él mismo ordenó el bloqueo del puerto de Nueva Orleans para que los ingleses no pudieran pasar por el río Misisipi, facilitando así el movimiento de las tropas rebeldes por el sur y suministrado armamento a las tropas que comandaba George Washington. Gálvez tomó territorios ingleses como Pensacola y recuperó para España las dos Floridas.

Batalla de Pensacola Galvez

La victoria de Mobile auguraba nuevos éxitos militares y Bernardo de Gálvez puso toda su atención en Pensacola. Enterado del inicio de hostilidades entre España e Inglaterra, reunió un numeroso ejército y se dirigió hacia aquella plaza en marzo de 1781. De memorable recuerdo fue la audacia de asumir el mando de la flota española a bordo del bergantín Galveston, que venció las defensas inglesas, se adentró en la bahía y posibilitó el asedio de la ciudad. Hondo fue el interés de los norteamericanos en esta campaña y profunda su gratitud, pues forzó el movimiento de tropas británicas hacia el Sur, que, sumado al apoyo recibido por la flota francesa, posibilitó la victoria de Yorktown.

Tras la de Pensacola, Gálvez, se hizo con isla Nueva Providencia en las Bahamas, dando al traste con el último plan británico de resistencia, asegurando el dominio español sobre el Caribe y acelerando el triunfo de las armas de los rebeldes. Jamaica sería el último reducto inglés de cierta importancia en aquellos mares. No tardó mucho Gálvez en disponer un desembarco sobre la isla caribeña pero el fin de la guerra llegó y el plan se abortó.

Gálvez tras la guerra

El 12 de noviembre de 1781, tras la caída de Pensacola, fue nombrado gobernador de Luisiana y las Floridas así como capitán general del ejército de operaciones en América.

Sus victorias le valieron el reconocimiento general y el 20 de mayo de 1783 recibió el título de conde de Gálvez —con el vizcondado previo de Galveston—, además de la Cruz la Orden de Carlos III y una encomienda de la Orden Militar de Calatrava. Poco después, en febrero de 1785 fue designado como el nuevo gobernador de Cuba, Luisiana y las Floridas. Sería el 20 de abril de 1785 cuando alcanzará su máxima aspiración: ser Virrey de la Nueva España, así partió hacia México para tomar el máximo cargo de los reinos de Ultramar.

A fines de mayo desembarcó en el puerto de Veracruz y el 16 de junio entró en la ciudad de México, así relataba su entrada La Gazeta de México en 1785:

“ENTRÓ COMO A LAS ONCE Y MEDIA POR ENTRE LAS DOS FILAS QUE FORMÓ LA TROPA…, DESDE EL PALACIO HASTA LA GARITA DE PERALVILLO, HABIENDO SALUDADO LA ARTILLERÍA CON UNA SALVA DE QUINCE CAÑONAZOS… SIENDO RECIBIDOS CON GENERAL JÚBILO… CON RAMOS DE FLORES, MUCHOS COHETES Y CON FUEGOS ARTIFICIALES Y MOSTRANDO ESTE INMENSO PUEBLO POR SUS CALLES EL MAYOR REGOCIJO CON INCESANTES CLAMORES DE “VIVAS” QUE RESONABAN POR TODAS PARTES.”

Se sucedieron entonces varios meses en los que alternó actuaciones gubernativas y militares, actividades lúdicas y el inicio de la construcción del nuevo palacio virreinal en Chapultepec. Pero la enfermedad hizo mella en su frágil salud y, pese a varios intentos por sanar sus dolencias, falleció el 30 de noviembre de 1786.

Actualmente está reconocido por los Estados Unidos como uno de los grandes hombres que ayudó a forjar su patria.

  • Fuentes: Ministerio de Defensa, Órgano de Historia y Cultura Militar