Berlín, 1955, una mujer de Alemania Oriental acaba de cruzar la frontera que en aquella época no era nada, una raya pintada en el suelo. Los policías de Berlín occidental forman una barrera para protegerla de la Volkspolizei, de Berlín Oriental.


Poco después, y debido a numerosos “incidentes” como este, los sovieticos alzaron el famoso Muro de Berlín, llamado originalmente: “muro de protección antifascista”. Pretendían evitar la salida de la población del país, es decir, de la antigua Alemania Oriental. 

Entre enero y agosto de 1961, año de inicio de la construcción del muro, más de 150.000 personas habían huido ya de Alemania Oriental a través de Berlín. Desde la fundación del lado oriental, se calculó en más de un millón el número de fugitivos.