Subido a La ametralladora

La ametralladora pesada es un producto de la I Guerra Mundial, en la que se dieron situaciones en las que el calibre normal de un fusil no bastaba, por ejemplo, para perforar el delgado espesor de los primeros carros de combate.

Como consecuencia de esto se hicieron experimentos con cartuchos de calibres superiores y, después de acabada la guerra, John M. Browning intentó que su arma de 7,62 mm, refrigerada por agua, aceptara la munición francesa de 11 mm, resultando esta experiencia poco satisfactoria.

Como consecuencia, la compañía Winchester, trabajando sobre un cartucho alemán de 13 mm utilizando un fusil contracarro, proporcionó a Browning una munición más aceptable para la ametralladora pesada.

Hacia 1921, la BROWNING de 12,7 mm estaba lista para entrar en servicio, y en 1930 apareció una versión refrigerada por aire, la M-2.

Esta ametralladora con un cañón pesado sirvió con pleno éxito en la II Guerra Mundial y llegó virtualmente idéntica hasta los años ochenta.

Fuente: Boletín de Infantería de Marina (julio 2005)