Muchos de los términos y expresiones que usamos hoy en día sus orígenes se remontan a muchos siglos atrás y provienen de la terminología militar. En el artículo Diccionario de un bolsillo de un soldado de los tercios españoles vimos que palabras tenían origen militar y eran de uso habitual en la época de los famosos tercios españoles.

En este microartículo voy a explicar cuales son los origenes de dos expresiones que los soldados españoles que combatían en los siglos XVI y XVII en Europa, usaban mucho.

Tercios españoles en el siglo XVII. (Autor: José Ferre Clauzel)

¿Cuántas veces cuándo eramos niños no nos ha dicho nuestra madre que dejemos de darle la lata y que nos vayamos a la porra cuando estábamos molestando mucho? Pues bien, primero vamos a explicar cual es el origen de la primera expresión.

A los veteranos de los tercios españoles les daban una lata con un rollo en el que se hacían constar sus acciones de guerra y su listado de servicios. Haber combatido en grandes victorias o en batallas transcendentales para el imperio, proporcionaban un prestigio considerable, por eso estos soldados licenciados iban por ahí “dando la lata” exhibiendo sus méritos marciales para intentar sacar algún favor, merced o gabela.

Sargento conduciendo a las tropas. (Fuente: Wikimedia)

En los tercios españoles existía la figura del sargento mayor, que dirigía los compases de sus hombres moviendo un gran garrote que recibía el nombre de porra. Cuando en una marcha se hacía un alto prolongado, el sargento mayor clavaba la porra en el suelo, de esta forma simbolizaba la parada. Los soldados arrestados por indisciplina tenían que sentarse en torno a la porra para así estar controlados. Esto equivalía a enviar a alguien a la porra como sinónimo de arrestarlo y a un lugar no muy deseable.

Fuentes:

  • René Quatrefages. Los tercios.
  • Fernando Martínez Laínez y José María de Toca. Tercios de España. La infantería legendaria.
  • Geoffrey Parker. El ejército de Flandes y el camino español, 1567–1659.