charles dickens maniaco depresivo

Los más importantes estudiosos de la figura del escritor inglés concluyen que Charles Dickens fue en el fondo una persona angustiada, incapaz de sobrellevar los envites de la vida y hasta cierto punto maníaco-depresivo.

Estas hipótesis se basan en las continuas pesadillas, en los ataques de melancolía y en los episodios realmente extraños que protagonizó desde su adolescencia. Cuando en 1837 falleció Mary Hogarth, la hermana menor de su esposa y a quien amaba en silencio, le sobrevino un dolor obsesivo que le hizo ponerse su anillo, cortarle un mechón y conservar sus vestidos para airearlos durante años ante la mirada atónita de su familia. Durante los nueve meses siguientes a la defunción aseguró que el espíritu de la difunta se le presentaba en el dormitorio.

charles dickens maniaco depresivo
Charles Dickens. (Wikimedia)

Catorce años después fue testigo de cómo operaban a su padre sin anestesia de cálculos del riñón, imagen que quedó fijada en su mente y que le persiguió incluso tras la muerte de su progenitor, al que aseguraba ver muchas noches sentado en su cama. En otras ocasiones, era una tela negra o la vestimenta de una determinada persona la que le sumía en un estado alterado y que le llevaban a realizar actos que hoy calificaríamos de extravagantes.

Realizaba maratonianos paseos nocturnos —caminaba durante horas y horas, a veces hasta 30 kilómetros seguidos, como quedó reflejado en uno de sus ensayos más conocidos, Night walks.

charles dickens maniaco depresivo
“Oliver Twist”, una de las obras más conocidas de Dickens. (Casa del Libro)

No podemos olvidar su obsesión por el dinero y su miedo atávico a quedar en la ruina, lo que le hacía trabajar incansablemente, pese a ostentar una más que saneada cuenta corriente.

Fuentes:

  • Revista Clio Historia
  • Tomalin Claire (2012). Charles Dickens 
  • Pearson, Hesketh (1957). Dickens, su carácter, comedia, y la carrera