El catafalco es una estructura fúnebre de carácter efímero construida habitualmente con materiales maleables y poco costosos, como madera, yeso o cera que luego se recubrían de cortinajes y telas.

catafalco-sepulcro-funeral

Representa un sepulcro, aunque no contiene el ataúd. El catafalco representaba al cuerpo del difunto.

Con orígenes en el mundo romano, etimológicamente procede del griego y significa «falsa tumba». Se coloca en el interior de los templos para celebrar los funerales, en las ceremonias que tenían lugar después del entierro. Es sinónimo de túmulo.

Esta estructura se utilizaba para la celebración de las exequias de un personaje relevante. Al finalizar las ceremonias se desmontaban, aunque conocemos su aspecto gracias a grabados conservados.

catafalco-sepulcro-funeral

Hoy en día se mantiene su uso con una sencilla tarima cubierta de una tela negra.

A lo largo de la Edad Moderna, los catafalcos, adquirieron un desarrollo artístico espectacular, convirtiéndose en grandes máquinas efímeras de intenso simbolismo para solemnizar las honras fúnebres de los altos dignatarios que detentaban el poder. El punto de partida fueron los funerales celebrados tras la muerte del Emperador Carlos V.

Fingían ser arquitecturas reales, pero apenas perduraban unas semanas.

catafalco-sepulcro-funeral

Sin embargo la costumbre de construirlos se mantuvo hasta bien entrado el siglo XIX.