barcos vikingos navegacion drakkar
Barco vikingo (Wikimedia)

Los vikingos usaron en primer lugar barcos de cuero y corteza, de los que derivaron tipos muy diferenciados para pesca o para guerra. Los barcos primitivos, nydam y kvalsund a remos, dieron paso a embarcaciones mayores: los barcos mercantes o knörr, construidos para transportar mucha carga; y los snekkjur, adornados con una cabeza de drakkar o dragón en la proa, que les dio nombre. Los primeros fueron de borda baja, con un mástil ajustable y construidos con hileras de finas tablas horizontales superpuestas, sujetas con mimbres; lo que ofrecía un conjunto muy ligero y flexible.

barcos vikingos navegacion drakkar
Barco vikingo en la serie “Vikings” (1zoom.me)

Los tipos definitivos fueron largos y estrechos, con escaso calado —lo que les permitía remontar los ríos—, una vela cuadrada y un mástil montado sobre una quilla reforzada. De este modo, resultaban rápidos y capaces de resistir los temporales resbalando sobre las olas, aunque es innegable que cada año se hundían innumerables barcos vikingos —que de hecho ya procuraban no hacerse a la mar durante los meses invernales—. Cada embarcación llevaba cerca de cuarenta hombres y, como se disponía de escaso espacio, los escudos se colgaban fuera de la borda; en el fyrrirum, un cofre del departamento de popa, se guardaban las espadas y las hachas mientras se navegaba.

barcos vikingos navegacion drakkar
Museo de barcos vikingos en Oslo, Noruega (Runewald)

Solo se usaban los remos en caso de emergencia o para maniobrar en los puertos. En alta mar, estos barcos podían alcanzar los 10 o 12 nudos en condiciones óptimas. La vela solo era útil con viento del cuadrante de popa, aunque parece que existió un tipo de vela parecida a la latina para la navegación atlántica. El poco calado los hacía muy maniobrables y fáciles de varar, sin necesidad de muelles.

Los navíos vikingos entraban sin ruido en los ríos de poco calado, y podían ser puestos sobre rodillos, sirgados por tripulantes o caballos desde la orilla y esquivar los troncos de árboles que se colocaban como obstáculo en los ríos europeos o las cascadas y rápidos de los rusos.

Fuentes:

Kim Hjardar; Vike Vegard (2016). Vikings at War

Pasajes de la Historia de Juan Antonio Cebrián